HOME SCHOOL CONVICCIÓN O PANDEMIA

Actualizado: may 5




Hace dos años y medio, el Señor empezó a inquietarnos sobre el empezar este camino de hacer Home School; en un comienzo fue aterrador, como tal vez les pasa a ustedes en este momento, nuestros paradigmas eran distintos y habíamos sido educados para asistir al colegio y luego a la universidad de manera presencial, no nos imaginábamos como podríamos educar a nuestros hijos desde casa, no eramos maestros y en mi caso particular mi paciencia no era mi mayor virtud. Sin embargo, en obediencia a lo que el Señor nos estaba mostrando y después de pasar varias situaciones en las que veíamos que era la única manera de que nuestro hijo Gabriel, con quien comenzamos Home School, pudiera desarrollar un proceso deportivo de alto rendimiento en el Tenis y así mismo, de iniciar una restauración en su vida, en donde nosotros como padres, pudiéramos compartir tiempo con él, apoyarlo, acompañarlo, demostrarle nuestro amor y cuidado, fortaleciendo su autoestima, desarrollando sus talentos y habilidades, que lo ayudaran a minimizar sus temores e inseguridades, fueron algunas de las cosas que nos mostró Dios para comenzar este recorrido.


No es fácil para los hermanos de niños con alguna condición, estar a la sombra siempre, ya que por obvias razones, los padres pasamos mucho tiempo en citas médicas, terapias, tratamientos, actividades y todo lo que medianamente pueda ayudar a estimular a nuestros hijos con alguna condición y darnos esperanzas.


Malaquías 4:6

El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición.


Deuteronomio 6:6-7

Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.


Tal vez pienses que por que cito estos versículos? la verdad fue que en esos momentos el Señor los mostró y sus palabras entraron en nuestro corazón y vimos lo importante que era enseñar diligentemente a nuestros hijos, la responsabilidad es nuestra, de formar y dar los cimientos necesarios para que puedan salir al mundo, siendo personas seguras, con buena autoestima, sabiendo lo valiosas que son y entendiendo que tienen un gran propósito en la vida.


Al comienzo no sabíamos por donde comenzar, teníamos conocidos que ya lo hacían, pero caímos en el estrés normal y vinieron las preguntas típica: ¿Cómo lo vamos a realizar?,¿ Cómo lo vamos a certificar?, ¿En donde va a socializar?, etc. Paso a paso, Dios fue contestando y guiándonos en este proceso.


Hoy en día Samuelito nuestro hijo mayor quien hoy tiene 14 años y tiene TEA, hace Home School 2 días a la semana, tiene clases personalizadas de piano, y los otros 3, va a una institución académica personalizada, donde le dan sus terapias, caballos, y algunos refuerzos académicos.


1. ¿Cómo lo vamos a realizar?

Empezamos a conocer plataformas educativas, aprender sobre la educación providencial, la providencia de Dios para nuestra familia y conocer cual es la cosmovisión de Dios.

2. ¿Cómo lo vamos a certificar?

Entendimos que mas allá de una certificación lo importante es el aprendizaje, ayudar a formar el carácter de nuestros hijos, fortalecer habilidades que permitan construir un proyecto de vida feliz.

3. ¿En donde socializan?

Hay muchos espacios en donde ellos se relacionan, clases de música, deportes, artísticas, familias que también hacen home school, etc.

4. ¿Cómo nos organizarnos en casa?

Tenemos un horario que permite organizar las actividades en casa y afuera, te dejo un ejemplo del horario de mis hijos.

Ornella Pérez Pedraza





62 vistas
Fundación RepaTEA

Bogotá D.C, Colombia

3182659521

contacto.repatea@gmail.com

repatea.org

  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now